jueves, 12 de enero de 2017

Madera, cristal y luz.


Tenía pendiente hacer algo en lo que estuviese presente más de un material, aunque es cierto que en las casas de pizarra también utilizo pequeños trozos de madera y pizarra pero nunca hice algo en el que interviniese el vidrio y la madera.

Lo que esta vez os presento es una lámpara de techo reutilizando botellas de vino cortadas y un trozo de tronco de pino.

Así es como quedó este trabajillo.


A continuación os pongo los materiales que utilicé.

Por un lado usé cuatro botellas de vino a las que les recorté la parte de abajo.



Cuatro casquillos de rosca fina


Cuatro bombillas como llas que se ven en las fotos.



Un tramo de rama de pino de unos 60 cm. de largo y algo más de 12 cm. de diámetro.


Algo más de un metro de soga.


Unas hembrillas cerradas.


Cable eléctrico forrado


Y por último un barniz para madera de exterior, color roble medio, al agua.

El proceso fue más o menos como explico. En el tronco hacemos cuatro orificios por donde pasará cada uno de los tramos que van a las bombillas.

Aplicamos dos manos de barniz al tronco



Colocamos las hembrillas cerradas a los extremos del tronco, a través de éstas pasará la soga que sujetará la lámpara.


Primero pasamos el cable por los orificios en la madera, luego lo pasamos por a boca de la botella y conectamos los casquillos donde irán las bombillas.


  Una vez acabada la instalación eléctrica conectamos la lámpara para asegurarnos que todo es correcto.


Ahora ya solo falta buscarle un sitio para instalarla.


Espero os haya gustado y pueda serviros por si os decidís a hacer algo parecido.


Pronto más cosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada