viernes, 15 de septiembre de 2017

Un zapatero-perchero para organizar la entrada.


Zapatos, zapatillas, chanclas en verano, botas en invierno, abrigos, pañuelos del cuello... todo éso que normalmente usamos y nos cambiamos varias veces  en una jornada  además de las prisas del día a día y la falta de algún sitio donde sentarte para cambiarte de zapatos hacen que en nuestra casa siempre haya zapatos, chaquetas y demás accesorio por el medio.

Ahora vamos a intentar que ese desorden desaparezca y se nos ocurrió la idea de hacer algo parecido a un zapatero donde colocar los zapatos que usamos más a menudo, pero necesitábamos algo que fuese cómodo para el cambio de calzado, también urgía tener algún perchero para dejar esas prendas o accesorios que más a mano queremos tener, así que lo pensamos y nos pusimos en marcha para acabar haciendo este zapatero-banco-perchero y colocarlo en la entrada de casa:



Lo primero que teníamos que hacer es determinar las medidas, hicimos cálculos y decidimos que los cajones podían medir 45 cm. x 45 cm. x 45 cm. y así cortamos los listones de palets. Las medidas finales han sido de 180 cm de frente, 45 cm de fondo y 175 cm de alto.


Necesitábamos cuatro cajones como éste:


Éstos se unieron de dos en dos

                                      

Y cada espacio lo dividimos en dos con una balda

         

Toca lijar y preparar la madera para pintarla



Para que apoyasen mejor en el suelo y levantasen un poco se le hicieron unas pequeñas patas, unas para las esquinas y otras para el centro.



A continuación pintamos los cuatro cajones en color blanco.



Para hacerlos más confortables niña&nube hizo unos cojines en color azul.


Así queda el banco con los cojines


 Y para rematar colocamos los dos listones de madera de palets con cinco perchas, para que no quedase tan soso colocamos unos listones verticales para darle más cuerpo al conjunto y como ya os enseñé arriba el resultado fue éste.


Ojalá que ya no haya tanto desorden y que el mueble de resultado.



Espero que os haya gustado y os haya resultado útil.

Pronto más cosas.



jueves, 24 de agosto de 2017

Lámpara con azulejos y palets.

Hace más de doce años entramos a vivir en una casa más grande que la anterior, antes tuvimos que hacer obras para adecuarla. En la cocina había unos azulejos que quitamos, no todos fueron al contenedor de los ripios, y salvamos unos pocos, desde entonces estaban almacenados en la nave esperando su momento.

Hoy por fin llegó el turno de cuatro de ellos, llevaba unos días sin hacer nada y ya tenía el gusanillo de crear alguna cosa. 

Estuve viendo de que materiales disponía y me di cuenta que tenía todo lo que necesitaba.

Así, la mañana se me pasó rápidamente y el resultado del trabajo de hoy fue éste:


Estos son los azulejos que cubrieron las paredes de la cocina.


Corté cuatro tablas de madera de palet, dos de 30´2 cm. y otros dos a 33´5 cm


Después de montar el marco y lijarlo, lo pinté.


Una vez seca la pintura le puse una madera trasera que fue donde fijé los azulejos con "pegatodo". El siguiente paso era hacer una instalación eléctrica muy sencilla, Necesité un casquillo, una varilla hueca roscada, un interruptor, una bombilla, un cable y un enchufe.


No tenía una varilla roscada color dorada, como si lo eran los demás componentes eléctricos, así que la pinté con un rotulador permanente de color dorado.


En esta foto se puede ver ya acabada.


Me aseguré que funcionaba correctamente...


...y ya tenemos una lámpara para colocar encima de la chimenea.



Y así luce en su sitio.




Como siempre os digo, espero os haya gustado.

Pronto más cosas.



viernes, 21 de julio de 2017

Paso a paso para hacer una pequeña caja de madera.

Alguna vez ya lo dije, de los palets se puede aprovechar algo más que las lamas, algún día conseguiré aprovechar los clavos que voy sacando mientras los desmonto.

En este caso os voy a mostrar como hice una pequeña caja con uno de los tacos.


Es importante asegurarse que no haya ningún clavo dentro del taco o algún trozo ya que pueden resultar dañadas las herramientas que utilicemos a lo largo del proceso.

Partimos de un taco macizo de un poco más de 12 cm. de largo, 7 cm. de ancho y unos 8 cm. de alto.


Primero debemos pasar el taco por la mesa de corte, de forma qu nos quedan dos partes, una de ellas que será la tapadera debe ser fina.


A la parte mas gruesa le hice una serie de taladros, con cuidado de no traspasarlo, para facilitar el vaciado,  luego utilicé formones de distinto tamaño.


Ya una vez vacía la caja le dí un buen lijado por dentro para dejar las cara lo mas lisas posible.

Como la primera idea era dejar la madera en su color natural, una vez que la caja estuvo vacía, le puse las bisagras y el cierre.


Pero...lo que me pasa muchas veces, a medias del trabajo cambié de opinión y preferí darle algo de color.

Primero pinté el interior de blanco, y el exterior de azul, ambas pinturas son Chalk Paint.


Una vez la pintura estuvo seca, le pasé lana de acero fina, y le dí una mano de pintura blanca.


En las fotos podéis ver unos palillos clavados en la madera, los puse así mientras pintaba para no perder de vista los agujeros que antes le hice para colocar las bisagras y el cierre


Una vez más cuando la pintura estuvo seca volví a dar un pase con lana de acero.


De nuevo atornillé las bisagras y el cierre.



No pude encontrar tornillos negros así que decidí pintarlos de ese color. Además tuve que cortar algunos ya que tampoco los encontré de menor longitud.


Para ello utlicé una pintura acrílica al agua de color negro mate


Ya con la pintura de la caja y de los tornillos seca le dí un lijado para sacar el color azul que había debajo, incluso en algunos sitios quedé al aire la madera.

En ese momento el aspecto de la caja es como el que podéis ver a continuación.




Era el momento de aplicarle una generosa capa de cera incolora para acabar con la cajita.


Finalmente con un trapo le quité el exceso de cera, y ya estaba lista para ser utilizar y ¿que mejor que estrenarla con unas flores?




Y como siempre digo, espero que os haya gustado y pronto os mostraré más cosas.



lunes, 3 de julio de 2017

Un quiosco para limonada

Para todas las  personas que seguís este blog ya os habréis dado cuenta que la mayoría de cosas que os presento por aquí son muy sencillas de hacer, hoy podéis ver otra cosa que no tiene mucho trabajo pero con la que podéis quedar muy bien en cualquier fiesta veraniega.

En casa tenemos un par de limoneros que dan mucha fruta, como no somos capaces de consumir todos los limones que producen, ni tan siquiera regalándolos, solemos ir haciendo limonada para congelar y poder consumirla cuando más apetece, en verano. La receta de la limonada me la proporcionó mi amigo Gaspar, pero éso es algo que no voy a desvelar, solamente os puedo decir que está deliciosa tomándola como refresco o como para combinar con otras bebidas.

Con madera de palet hicimos una caja y una estructura con un letrero, y compramos dos recipientes con dosificadores,  la función de la caja de madera es la de mantener los recipientes en alto, de ésa forma es muy sencillo servir la limonada fresquita.

En la fotografía podéis ver el resultado final, menos mal que aún había refresco en los recipientes, el día que se hizo esa foto los dos recipientes se rellenaron varias veces.



Estoy pensando que es momento para buscar alguna excusa y montar una fiesta para volver a darle uso.

Espero os haya gustado.

Pronto más cosas.

viernes, 9 de junio de 2017

Buenos días, buenas noches.

Una bandeja no es más que una base con unas asas a los lados y un borde que impide que los objetos a transportar no se caigan.



Pues así de sencillo, primero hay que hacer una base, en este caso fueron dos, con unas medidas de 50 cm por 30 cm. La madera procede, como casi siempre. de palets usados.

Luego hice las asas, con piezas de madera de 30 cm de largas por 7,5 cm de anchas, los huecos para poder sujetar la bandeja son dos cortes circulares en cada una de las asas, hechos con una broca de corona de  5,5 cm, 


Con la sierra de calar recorté la madera que se quedó entre los dos huecos, y luego corté esas tablas a la mitad


Una vez lijadas y cortadas las uní a la base


Mástarde añadí los bordes, así quedaron.



Ya con las dos bandejas totalmente montadas y lijadas las pintamos, una de color blanco lino, la otra de color azul



Sólo quedaba adornarlas, sobre la blanca escribimos en color azul "Buenos días", y sobre a azul "Buenas noches" con pintura blanca



Para que el resultado final fuese éste:



El remate final es una capa de barniz incoloro mate.


Espero que os guste.

Pronto más cosas.