jueves, 24 de febrero de 2011

Coches de Madera y Tela

   A veces es complicado mantener a los niños entretenidos, más aún si el tiempo está revuelto, pero siempre se pueden aprovechar,  esos días feos que no se puede salir a la calle, para organizar con los niños un día de manualidades, claro que siempre habrá que contar con la colaboración de ellos.

   Ese domingo bajé a la nave y recogí algunos trozos de madera de distintas formas, retales pequeños de otros trabajillos, y cogí el bote de cola de madera. 



   Una vez debidamente protegida la mesa empezamos a buscar formas con las maderas, pronto salió una forma parecida a un coche, y vimos entonces que había muchas posibilidades para hacer distintos modelos.

   Al poco tiempo tuve que bajar de nuevo a la nave a buscar más retales y a cortar algunos trozos con formas concretas.


   El procesó continuó y aquellos trozos ya tenían apariencia de coches.


   Pero pensamos que podíamos mejorarlos, "...si le damos una capa de pintura tendrán otro aspecto..." ni corto ni perezoso me planté otra vez en la nave y regresé con un bote de imprimación blanca al agua y unos pinceles y pequeñas brochas.



   El aspecto había cambiado para mejor, pero resultaba algo soso, recordé que en la habitación de la costura  había retales de telas de muchos colores y pensé que con ellos los coches tomarían un aspecto más divertido,  pero no había caído en que era la hora de comer y había que dejarlo momentáneamente, mejor, pensé, así las pintura se secará bien.

   Por la tarde nos pusimos manos a la obra, nos aseguramos que la pintura estuviese seca, elegimos las telas más divertidas y nos hicimos de unas tijeras. Recortamos tiras, trozos rectangulares, flores, nubes... con la ayuda, otra vez, de la cola para madera, pegamos esos recortes de tela a los coches.

   El resultado fue de lo más divertido:


 Teníamos un descapotable

Un utilitario

Un monovolumen

Un deportivo 

 Una grúa

 Un "tresruedas"

Un "happyflowers"

Un coche de carreras 

 Un coche imposible 

Un todo terreno

Y un diver-car 


   La verdad que entre mis hijos y yo conseguimos convertir un día bastante feo y gris en un día divertidísimo y con mucho color.